Fuerzas para seguir.

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

martes, 27 de septiembre de 2011

Te dejaste lo más importante en el tintero.

Desde pequeño con tus dudas, preguntándote el por qué de los porqués, dando vueltas a lo resuelto y girando lo ya girado. Querías ser alguien y tenías claro que nadie iba a quitarte tu sueño, y fuiste consiguiendo tus metas, paso por paso. Hiciste tu vida, formaste tu familia, y me trajiste al mundo junto con una bella mujer a la que llamabas esposa. Pero no solo a mí, también al pequeño de la casa. Todo parecía tan perfecto, como siempre lo imaginaste. Hasta que cerraste el libro de los sueños, de la perfección, de la felicidad de los de alrededor, y de todo lo que eso conllevaba. Cometiste tantos errores papá...
Olvidaste la valentía de hacer algo por los demás, transformaste tus pensamientos solo para ti, no supiste ver el daño que hacías con tus actos, con tus engaños hace ya tantos años, con tus palabras que clavabas (y sigues clavando) en mí, y en ellos. Hacías quejas de cosas que no existían, y exigías cosas no posibles. Para ti todo giraba a tu alrededor, ¿pensaste que no estabas solo? ¿Que nosotros estábamos contigo? Fuiste aparcando nuestros sentimientos, los cuales o no veías, o fingías estar ciego. Seguías tu camino, solo (o al menos por mí). Y te dejaste lo más importante en el tintero, no supiste valorar el valor de una familia.

Otros intentos de reconstruirme:

Rebúsca(me).