Fuerzas para seguir.

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

miércoles, 27 de marzo de 2013

Aprender a tonos grises los colores.

Yo también creí que la vida era justa, hasta que no supe ni a palos encontrar los porqués de las injusticias. Descubrí entonces que la vida no era justa, si no puta, y que no había manera de gastar sus ganas de joder. Y es que dicen que o me follas o me fallas, pero yo creo que a ella la gustan las dos cosas.
Me queda mucho que aprender.


Felices vacaciones, un corto pero agradable tiempo de descanso, espero sacarme de encima este estrés y este odio que le estoy cogiendo a la lluvia. Un poco de sol por favor, unas pocas sonrisas. 
Pasaré por vuestros rincones a lo largo de esta semana, sed felices, M.

sábado, 23 de marzo de 2013

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, ella era más que eso.

Solíamos subir al río cuando hacía sol y quedarnos tumbadas en el embarcadero hasta que éste se escondía. Me gustaba descubrir que no era blanca cada vez que nevaba, me gustaba que se quedara quieta cuando la bañaba y que supiera girarse para que la peinara. Me encantaba que me acariciara con su morrito, que viniera cuando la llamaba, incluso buscarla cuando se escapaba. Me gustaba verla correr alrededor de la fuente y robarme el pan antes de que se lo diera. Aún recuerdo cuando hacía desaparecer mis calcetines. Nunca olvidaré la mañana en que me levanté y tu alma ya no estaba. El cristal de la ventana se convirtió en una distancia de km, hasta ser un cielo lo que nos separaba. No pude decirte adiós, pero sabía que habría una estrella para ti, pequeña. Gracias por 2 años y 10 meses juntas. Nunca te olvidaré.



Como veis no tengo una buena semana, si no fuera por dos personas diría que la peor de mi vida. ¿Por qué se ha ido? No tengo ni idea. Cumplía 3 años el 8 de mayo. Sin duda era la más bonita. 
Tratando de sonreír, yo ya he acabado mis exámenes, ¿y vosotros? 
Publicaré de nuevo antes del jueves, prometido. M.

martes, 12 de marzo de 2013

Cartas que llegan tarde, como siempre lo hice yo.


Por dónde empezar. Cómo explicar las lágrimas que me ahogan todas las noches. Lo siento tanto. El daño que te hice, que nos hicimos.  Nunca fui de pedir perdón. Sé que ya no hay vuelta atrás pero siempre me gustó ser sincera contigo. Confesarte (aunque a destiempo) lo mucho que te quería (como odio los verbos en pasado...) No he sabido expresar esto, ni tampoco la soledad que me aprieta el pecho cada mañana al despertar. Me escondo en un mal humor heredado de mi padre, en una táctica de defensa, en un intento de creer que hubo algo más que yo para hacerme sentir a mí misma un poco mejor, escapar durante un rato de la culpa. Ójala supiera decirte que puedes confiar en mí, y ójala tú supieras creerme pese a todo. Ójala volviéramos a ser el nosotros que siempre prometimos. Completar lo que nos falta, comiéndonos a besos, y también a palabras, palabras que no sé decirte pero mis dedos se encargan de escribir. Nunca supe escribir algo triste sin llorar como tampoco supe llorar sin que se me corriera el maquillaje. Necesitaba una vía de escape. No supe darme cuenta de que mi única vía de escape siempre fuiste tú. Demasiadas verdades en forma de teclas, otras muchas entre líneas, quizá porque yo no sé expresarlas. 
Supongo que siempre supe que tú merecías a alguien mejor.



Hola, siento mi ausencia, pero estoy en plenos exámenes. Tengo algunas cosas que contaros como que a partir del viernes contestaré todos los comentarios pendientes y me podré al día en novedades, ya que estos días he estado sin teléfono (muchas veces lo hago desde ahí) porque por mi suprema inteligencia (nótese la ironía), mi móvil acabó ahogado, en fin.. Que ya tengo otro (provisional) para poder seguir por aquí. 
Me despido rápidamente. Gracias por leerme, M.

Otros intentos de reconstruirme:

Rebúsca(me).