Fuerzas para seguir.

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

lunes, 30 de septiembre de 2013

Desencuentros en un colchón desgastado.

Han pasado 147 zorras que se hacían llamar princesas por aquí. Todas se han dejado quitar la ropa y se han llenado de lo único que las llena: un puto orgasmo. Ahora mismo, media ciudad las está juzgando, pero no saben nada. No saben que están vacías porque no tienen a nadie que las llene con palabras, que creían en el amor hasta que se esfumaron las promesas. Que tienen una lista de complejos pegada en el espejo y las grita el hijo puta del reflejo. Enamoraban con la sonrisa y dejaron de sonreír, y nadie supo enamorarse del reto de secar unas lágrimas. Se fueron a los vicios porque eran los únicos que las pedían más y acabaron tan perdidas como Risto Mejide sin sus gafas. O peor. Por eso acababan en la cama de cualquiera, porque solo querían que alguien las quisiera, ya no importaba cómo, ni cuánto, ni si solo duraba un orgasmo. 
Y yo... yo soy una entre 147.



(Valido la inscripción de este blog al servicio Paperblog bajo el seudónimo albordedetucama)
Ya metidos totalmente en la rutina nos despedimos de septiembre, de esos últimos ratos libres, de vivir sin responsabilidades (dentro de lo que cabe), del buen tiempo, del calor y de todas esas fiestas de pueblos inolvidables que esperamos vivir el año que viene con más ganas. He sabido 'amansar' a mi nuevo estilo de vida y por ahora me va bien. ¿Y a vosotros? ¿Qué tal hemos empezado? 
Esta semana me pondré con las novedades de nuevo.
'Ante todo, sonríe.'

martes, 10 de septiembre de 2013

Yo puse puntos suspensivos y tú el punto final.

It's the time. Me arde la piel. Te siento cerca aún sabiendo que aún no estás aquí. Apareces y un escalofrío me recorre. Te acercas y me das en la mejilla los besos que antes me dabas en la boca. Anhelo esos labios. Te miro a los ojos, tan verdes y marrones como los míos y me permito disfrutar de la mezcla unos segundos. En el fondo soy consciente de que no tendré muchas más oportunidades de hacerlo. Demasiado cerca. Me invaden los recuerdos y siento que se me sale el corazón. Es un no y lo sé, igual que sé que vas a intentar decorarlo con palabras de cariño y que éstas no van a reducir el dolor. Me abrazas, apoyo la cara en tu pecho y me acaricias el pelo. Noto tu cuerpo, tu piel. Te acercas y levanto la cabeza. Ha desaparecido la distancia entre nuestras bocas. Saboreo tu sabor y me pierdo en el beso y lo sé. Lo noto. Es el último. El último beso de algo que empezó en una mirada. Un cruce de miradas en una boda. Simplemente la excepción del refrán 'de una boda sale otra boda'. Y es que de aquí ya no sale nada.
Solo quedan mis latidos apagándose mientras separas tus labios.


Se nos acaba el tiempo y septiembre nos roba lo que no aprovechamos. Vengo con cambios (todavía minúsculos que no sé si notaréis) y ahora estoy trabajando en las 'columnas' de ambos lados en el blog. ¿Preparados para volver a la rutina? ¿O para nuevos cambios? Si y no. Dudas. Miedo. 
Espero que todos y cada uno de vosotros empecéis esta nueva etapa con una sonrisa y sobre todo, que no dejéis que nada ni nadie os la borre de la cara. Aunque no lo parezca siempre aquí, siempre vuestra, M.

Otros intentos de reconstruirme:

Rebúsca(me).