Fuerzas para seguir.

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

viernes, 13 de febrero de 2015

Puta s(o/u)ciedad.

Ella se rompía como la rueda de una bici: Con pequeños agüjeros y pequeños pinchos. Se desinchaba y se quedaba en nada. Porque ella era eso: Nada. Era nada que escupía todo por la garganta, pero nadie la oía. Porque nadie quería escucharla y nadie la entendía. Seguía andando con la bici pinchada y seguía gritando al cielo, pero ya no quedaban estrellas para ella. Las habían comprado aquellos que compraban otra bici en lugar de arreglarla, porque les sobraba el dinero. Estaba condenada a vivir rota, a que los que podían permitírselo la pincharan y tiraran su bici al vertedero, conduciéndola en su ferrari al infierno. El infierno de no poder vivir porque otros malgastaban su dinero sin querer oír sus gritos. Sin verla llorar. Sin verla morir. Y es que ella era eso: nada. Nada para los que lo tenían todo. ¿Es posible comprar la vida? ¿Cómo pueden vivir ignorando lágrimas? Ella murió gritando. ¿En qué sociedad vivimos? O debería preguntar: ¿En qué sociedad morimos? 


No son vuestros comentarios lo único que se está acumulando, cosa que realmente me agrada, si no también los problemas y este puto frío que no se va (cómo odio el invierno). Tras muchos inconvenientes he sacado tiempo para publicar y tratar de responder (una vez más) todo lo que se me ha ido acumulando en el último mes. Pido perdón por los comentarios que todavía no he respondido, pero juro que ahora mismo me pongo con ello. Espero que os guste esta entrada diferente (en estas fechas me autoprohibo escribir de desamor). ¡Feliz San Valentín!
Esquivando flechas de Cupido, M. 

Otros intentos de reconstruirme:

Rebúsca(me).